domingo, 6 de diciembre de 2015

El profesor: payaso y subnormal

Estoy feliz, por fin he alcanzado los más altos estándares de calidad docente exigidos por los expertos de la OCDE: en clase un sujeto me ha llamado "payaso y subnormal". ¿Qué más se puede pedir?. Años y años dando clase en el Máster de Profesores de Secundaria, con unas cuantas publicaciones académicas sobre el tema... Muy bonito todo sí, pero una cosa es la teoría y otra es la práctica. Tenía que demostrar con hechos lo que explico en clase. Pues bien, lo conseguí. Nadie podrá decir ya que Agustín mucho lirili pero poco lerele. Nada tengo ya que envidiar al laureado Frank McCourt, premio Pulitzer y profesor de instituo en Nueva York durante una dilatada carrera. Aquel que afirmó:  

Para colmo, el mismo tipo me ha llamado "subnormal" en el Día Internacional de los Discapacitados, glorioso día en que vino a Ciudad Real Juan Manuel Montilla Macarrón, más conocido como Langui, uno de mis ídolos didácticos, si es que se puede hablar así (de hecho, yo lo hago). ¿Que por qué? Pues porque me sirve de ejemplo para resaltar la importancia de la cultura popular en el curriculum del área social. Pero vamos por partes. En primer lugar véase la prueba de mi identificación con Langui y la prueba de la veracidad de todo lo que han llamado:

Suele haber profesores que reniegan del humor como estrategia didáctica. Y alumnos amargados, pobrecillos. No comprenden la importancia del humor. Yo he escrito algo sobre el tema. Pero como nadie me cree, tengo que recurrir a argumentos de autoridad, bien afirmaciones de personalidades relevantes como McCourt,  o el afamado Ken Robinson, bien sesudas investigaciones que, como una de Gómez Souto (2007), recoge opiniones de profesores como estas: 

-El profesor es como el director porque es el que manda, el que maneja la clase.
-Tienes que ser el actor porque tienes que representar un papel motivador, el director porque preparas cada clase, y si quieres que ellos participen, todavía tienes que prepararlas más. Y a veces no queda otro remedio que ser un monologuista, porque hay temas que tienen que darse en plan lección magistral.
-Actor, porque tiene que motivar y hasta hacer el payaso.

Luego que si las escuelas matan la creatividad. En fin, la aportación personal de Langui al curriculum de nuestra área la veremos en clase, no se trata de descubrir todas las cartas con lo que me gustan a mí las sorpresas. Y al que no le guste la cultura popular y el humor... AJO Y AGUA.

Por cierto, ya me está aburriendo un poco el blog de alumn@s del Máster de este curso ¿Serán igual de aburridos como profes?

4 comentarios:

  1. Si esque no paras de hacerte el makandel,y luego pasa lo que pasa xDDDD

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Imposible, tengo contrato y encima me pagan

      Eliminar
    2. demasiado para lo que haces

      Eliminar