miércoles, 1 de julio de 2015

Mejor al revés: primero oposiciones, luego el máster

Me apunto al análisis y la propuesta de Antonio Viñao Frago:

"Lo mismo sucede con los estudios de Magisterio y con los del [Máster de] profesorado de educación secundaria. Tanto en un caso como en otro, la oferta formativa excede ampliamente las necesidades del sistema, lo que impide suministrar una buena formación teórica y sobre todo práctica. El Máster de Secundaria se ha convertido, por lo general, en una nueva versión del antiguo Curso de Aptitud Pedagógica; es decir, en un instrumento para la obtención de recursos por las universidades, aunque solo vayan a ser docentes el 10 % de los que lo cursan. [negritas más]
Requisitos mínimos de un nuevo sistema formativo del profesorado de educación infantil, primaria y secundaria serían: a) unir la formación inicial y la selección; o sea, formar solo a los que vayan a ser profesores y hayan sido seleccionados previamente para ello; b) establecer un buen y prolongado sistema de prácticas en centros y departamentos previamente seleccionados para ello, y con personal docente experimentado y dedicado a dicha tarea; c) asegurar el acceso a la docencia a quienes superen dicha fase selectivo-formativa; y d) considerar los dos primeros años de docencia como años formativos y en prácticas junto a profesionales experimentados y en centros y departamentos seleccionados con tal fin."

Este señor no es tonto y sabe cuál es la principal dificultad de poner en marcha un sistema como el que propone:
"Como una reforma de este tipo pondría de inmediato en pie de guerra a facultades, estudiantes, colegios profesionales, interinos, etc., y, además, habría que fijar cupos por comunidades autónomas y por universidades públicas y privadas, es más que dudoso que haya Gobierno alguno que se atreva a implantarla. Tendría un coste político muy elevado. De ahí que, como solución intermedia, desde hace algunos años, y tanto desde el Partido Socialista como desde el Popular, se oigan voces que piden el establecimiento de un sistema selectivo y formativo similar, con las adaptaciones necesarias, al MIR de los profesionales de la medicina: el PIR. Otro parche más."

¿Predoninará el sentido común, ahora que estamos en tiempo de cambios? Mi aplauso para la propuesta de Viñao.

No hay comentarios:

Publicar un comentario