martes, 22 de julio de 2014

El conflicto palestino-israelí en el cómic

Terrible verano el que se está viviendo en Palestina. Es uno de los grandes temas a tratar en Historia contemporánea. Aquí solo quiero plantear el uso del cómic para abordar la complejidad del asunto, a partir de dos historietas, Tintín (Hergé) y Palestina: en la franja de Gaza (Joe Sacco). Quizá el caso más interesante sea el de Tintín. Es sabido que su autor, Hergé, tenía en su juventud una idelogía derechista y proclive a un fascismo blando, tipo boy-scout. Para comprenderlo es fundamental leer la obra Tintín, mon copain, de Léon Degrelle, líder del Rexismo belga, un fascista puro que acabó sus días... en España, protegido por Franco. Degrelle muestra cómo Hergé en sus primeras obras se deja llevar por el estereotipo racista del antijudaísmo. Así se ve en la siguiente viñeta, de La Oreja Rota, en su primera versión de 1936:
Viñeta que desaparecerá discretamente en otra versión posterior. Todavía en 1950, en la primera versión de Tintín en el país del oro negro, retrata al Irgún, que había empezado siendo un grupo que luchaba contra el colonialismo británico, como un grupo terrorista judío:
En la versión de la misma página de 1971 los terroristas judíos se han transformado en terroristas árabes:
El antisemitismo inicial de Hergé se ha diluido y transformado en un cierto desprecio hacia la cultura musulmana, palpable en esa misma aventura y en alguna otra:
La actual tendencia al pensamiento políticamente correcto nos obliga a rechazar estas expresiones. Sin embargo, una lectura adecuada no puede sustraerse al análisis del contexto en que se realizó. Esto debe precavernos hacia discursos bienpensantes y simplistas. Es necesario asumir la naturaleza inexorablemente polémica de las relaciones político-sociales, y así es como debemos enfrentarlas en el aula.
Por fin, en la actualidad la cuestión palestina ha sido tratada a fondo por Joe Sacco en varias obras, como Palestina: en la franja de Gaza (2002) o Notas al pie de Gaza (2010). En ambas se describe muy pormenorizadamente la dramática situación del pueblo palestino bajo el yugo israelí, con viñetas magníficas como esta:
Sin embargo, las propiedades didácticas de la obra de Sacco son inferiores a las del polémico Tintín, al tratarse de una obra para adultos, demasiado extensa y sin el componente de ficción que puede permitir al adolescente integrarse en la aventura narrada. Las ambiguedades morales de Hergé no deben hacernos rechazar su obra para el aula sino que, al contrario, deben ser motivo de reflexión y motor para trabajar la competencia social y ciudadana y la cultural y artística.
Angustiosa existencia la de los palestinos... y triste situación la de los israelíes, víctimas en su momento pero verdugos ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario