sábado, 21 de junio de 2014

Vergangenheitsbewältigung (superación del pasado mediante su revisión permanente)

La palabrota que titula la entrada es usada en Alemania referida a la obsesión por el nazismo, sobre todo por la figura personal de Hitler. Pero bien puede aplicarse a la enseñanza de la Historia en España. Termina un reinado y empieza otro. Empieza, pues, la tarea de reescribir el pasado, el reciente (la Transición y el reinado de Juan Carlos I) y el antiguo (las Repúblicas, sobre todo la segunda). Y algo tan evidente como complicado: condensar el relato de los tiempos más antiguos para terminar los temarios y así dar cabida al relato del tiempo actual.
A los profes de Historia nos toca esa reescritura y relectura de cara al alumnado. Menuda papeleta. La de ser "objetivos" (¿se puede ser objetivo en el área social?) Y la de inculcar "sentido crítico" (¿qué será eso de tener "sentido crítico" más allá de criticar a todo quisque?). Creo que esta es la mayor dificultad de la didáctica del área social, junto a la de bregar con el personal adolescente. Lo demás son nimiedades en comparación: comentarios de textos, gráficos, resúmenes, lecturas... Todo eso es importante, pero la clave de la cuestión está en asumir, no evitar, la naturaleza polémica de todo relato histórico, lo que resulta muy difícil en España, el reino del sectarismo. Véase el lío en que se ha metido un profesor de inglés al plantear en un examen una cuestión centrada en el nuevo partido Podemos. Si eso le pasa a un profe de inglés, ¿qué no ha de pasarnos a los profes de Historia? ¡Con lo fácil que es pronunciar Vergangenheitsbewältigung!

No hay comentarios:

Publicar un comentario