martes, 1 de abril de 2014

¿Problemas difíciles? los problemas sociales y su enseñanza

Vaya pantallazo en El País de hoy:
La enseñanza en España se encuentra, visto así, atrapada entre exigencias aparentemente contradictorias: ni sabe transmitir habilidades prácticas ni sabe transmitir valores cívicos. Desde luego, si tengo que elegir, creo que falla más la escuela en cuanto a habilidades prácticas. Porque el titular de Julián Casanova es penoso, lo siento. No sé qué le enseñarían a él en la escuela ¿se acordará? Yo, desde luego, sí sé lo que intento enseñar desde hace muchos años, y está a disposición de todos, referido tanto a la Historia de España como a la guerra civil en concreto, por activa y por pasiva que se decía antes. Y no me arrepiento de nada, ni creo que el resto de mis compañer@s deje de tratar el tema en sus clases tanto de 4º de ESO como, sobre todo, 2º de Bachillerato. Otra cosa es que el señor Casanova crea que todos los profesores deban comulgar con su visión de la guerra civil. Visión que probablemente yo comparta, pero sin embargo prefiero propiciar una visión abierta y polémica (el término preciso es ese, polémica) de un conflicto civil del que casi todos salimos perdedores. 
Y si la guera civil no se estudia con la profundiad que considera un catedrático de Universidad (¿habrá dado clase en Secundaria Casanova?), a lo peor es porque a la escuela se le exige también transmitir muchas otras disciplinas, de las antiguas y de las nuevas, como las citadas habilidades prácticas en que falla España según PISA. Vamos, que a la escuela se le exige TODO. Y al profesorado más, que de eso sabe mucho otro catedrático, Fernández Enguita, tan exigente él con el profesorado de Secundaria. También me gustaría verlo en un aula de Secundaria.
Lo mejor de todo es que según la noticia de prensa los profesores españoles son conscientes de esas limitaciones de la enseñanza. Yo desde luego comparto la opinión de que no se trata tanto de usar nuevas tecnologías (que ya están en la escuela) sino de cambiar los currículos y las metodologías. Eso sí, a la escuela le aumentan las exigencias pero le recortan los recursos. El caso es quejarse ¿no? Pues yo también.
Pero tranquilos, tenemos la solución a nuestros problemas: en un reportaje ABC propone cuatro modelos de innovación, de los que tres corresponden a centros privados de enseñanza y uno, solo uno, a un centro público. Sus inovaciones: usar materiales propios, usar pizarra digital, crear videos de dibujos animados y...¡pásmate! "plantear preguntas para que los alumnos busquen respuestas y así desarrollar el sentido crítico". Menos mal que ABC está en la punta de lanza de la innovación educativa. ¡Qué sería del profesorado español sin sus consejos!
Lo más gracioso es que los dos únicos comentarios (a día de hoy) van dirigidos contra la profesora del centro público, que pasa del libro de texto. He aquí el pantallazo... y ojo a la banderita:

No hay comentarios:

Publicar un comentario