viernes, 12 de abril de 2013

Enseñar es un arte

Nada nuevo, ya lo planteó en los años cuarenta el gran Herbert Read. Pero no se trata de Arte con mayúsculas, sino algo más humilde pero más valioso: un hacer artesano, realizado cada día en el aula, con objetivos expresivos (que dijo Eissner) tanto para el alumno como para el profesor. Qué fácil es formular estos pensamientos... y qué difícil aplicarlos a asignaturas tan teóricas como las del área social: Historia, Geografía y, la peor de todas, Historia del Arte. Vaya asignatura... tanto Arte, tanto Arte, y el curso se resume a una lista de épocas, estilos, autores y obras que l@s alumn@s tienen que memorizar. 
Yo estoy intentando aplicarme el cuento de los objetivos expresivos tanto a l@s alumn@s como a mí mismo. En otras páginas expongo los resultados de l@s chic@s, tanto del Máster como de Secundaria. Ahora expongo mi maravillosa "obra maestra":
Ahí estamos todos. Aunque a algun@s se les vea mal o no se les vea, tod@s participaron. ¿Podrá servir esto de metáfora de la enseñanza como saber artesano? Bueno, esa era mi intención, juzgad vosotros. ¡Ah... y gracias a Velázquez! Él se retrató con sus "compañeros de trabajo". Yo también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario